Search
domingo 21 octubre 2018
  • :
  • :

SENASA | ATE protestó en la sede patagónica en Roca contra el regreso de la FunBaPa

 
Con una radio abierta en el Centro Regional Norte y Sur del SENASA, en la ciudad de General Roca, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) dejó en evidencia el peligro de que las barreras zoofitosanitarias vuelvan a estar en manos de la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (FunBaPa), cuya administración durante más una década fue nefasta.
 
Para el Sindicato, debe ser el Estado rionegrino el que asuma la responsabilidad sobre los más de 14 puestos de control, mediante la creación de una subsecretaría o fideicomiso. Así le fue expresado al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la provincia, Alberto Diomedi, durante una reunión mantenida a fin de agosto, tras las versiones públicas de encuentros entre funcionarios del SENASA con sus pares en organismos vinculados a la producción patagónica y los ministerios de Agricultura provinciales.
 
“Manifestamos nuestro total rechazo a la tercerización de funciones en el organismo”, expresó Walter Wertmuller, delegado de ATE Río Negro en SENASA y recordó la ardua lucha que llevaron adelante los trabajadores por la recuperación histórica que hizo el Estado de las barreras patagónicas que estaban en manos de la FunBaPa, entidad que llevó adelante una gestión poco trasparente, desencadenado infinitas falencias no solo para los trabajadores sino para la labor sanitaria. 

“Es control de las barreras debe ser una tarea indelegable del Estado”, sostuvo Wertmuller y explicó si bien actualmente vienen manteniendo reuniones y el diálogo con las autoridades, no les han asegurado que esto no pueda suceder, loq ue puso en alerta al gremio.

ATE denuncia que el regreso de esta experiencia privatista arrastraría consigo el desvío de más de 86 millones de pesos correspondientes a las recaudaciones de las cajas, dinero que hoy se remite al nivel central en Buenos Aires sin retorno para el sostenimiento de controles de calidad.
 
Asimismo, más de 220 trabajadores de las barreras -entre administrativos, personal de mantenimiento, técnicos y asistentes informáticos- correrían el riesgo de volver a estar trecerizados: una experiencia desoladora para las arcas del Estado, el bienestar de los trabajadores y las condiciones sanitarias del pueblo.

“Por eso empezamos con una medida progresiva que se votó por unanimidad en el plenario de ATE en Cinco Saltos. Creemos que es el Estado mismo el que tiene que tomar cartas en el asunto, específicamente la provincia de Río Negro, ya que tiene el 80% de la injerencias en todo lo que es la actividad en la Patagonia. Esta provincia debe hacerse responsable de lo que está pasando y administrar los fondos para que esto no sea privado, sino estatal”. 

Vale la pena destacar que el buen trabajo de los empleados del SENASA fue ratificado por todas las auditorías internacionales realizadas en Japón, México, Chile, Estados Unidos y Europa, lo que le valió a la Patagonia el reconocimiento como “zona libre de aftosa sin vacunación” o “libre de moscas de los frutos”.  Todo esto permitió el mejoramiento de las comercializaciones, la ampliación y apertura de nuevos mercados internacionales. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *