Search
Miércoles 16 Agosto 2017
  • :
  • :

Roca: ATE denuncia grave situación edilicia del Hogar Alfonsina Storni y reclama respuestas urgentes

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) reiteró su denuncia por la acuciante situación edilicia del Centro de Atención Integral de Niños y Adolescentes (CAINA) Alfonsina Storni de General Roca.

Desde el 2011 se han realizado distintas denuncias y reclamos a los Delegados Gubernamentales, Coordinadores y Ministros,  incluso intervino en su momento el Juzgado de Familia quien intimó a realizar los arreglos  pero aún no dio solución a ninguna de sus falencias, solo realizando arreglos provisorios.

“El Estado que aloja a niños y niñas de cero a doce años incumple y vulnera sus derechos, desprotegiéndolos aún más. Es necesaria una inspección del Ministerio de Trabajo, de la Secretaría de Trabajo y hasta la Defensoría del Pueblo. Por esto, no sólo está en riesgo la vida de la población alojada si no también la de los trabajadores”, señaló Alika Abbadie, Delegada Sindical de ATE en el CAINA.

Se demanda una inspección urgente de los organismos reguladores de Trabajo y de la Defensoría del Pueblo de Río Negro

“La grave situación edilicia que atraviesa el hogar Alfonsina Storni ya no puede esperar los tiempos del Gobierno. El Ministro Galli se presentó en marzo del año pasado asegurando que iba a gestionar dos módulos habitacionales y que la población alojada seria trasladada a otra casa, esto aún no sucede”, manifestó Belén  Hernández, de la Seccional Alto Valle Estey completó: “Es de suma urgencia que se resuelva de una vez por todas esta situación, para así garantizar las condiciones dignas tanto para la convivencia de los niños y niñas alojadas en el CAINA como así también para los trabajadores y trabajadoras que desempeñan allí sus funciones”.

Según un relevamiento propio realizado por el Sindicato, se pudo constatar que el deterioro general del edificio se ha agravado notablemente.

  • Las roturas en las paredes se profundizaron, llegando hasta los extremos del edificio y comenzado a aflojarse los ladrillos.
  • Hay varias aberturas que no funcionan.
  • La puerta de ingreso no permite ponerle llave, en tanto que la otra está clausurada hace tres años.
  • El terreno no deja de ceder y el portón delantero no ofrece ninguna seguridad.
  • El alambre tejido perimetral es irresponsablemente reparado con hilo de modal.
  • Las falencias en los servicios también son recurrentes: uno de los calefactores posee pérdida de gas y ninguna con perilla para regular temperatura.
  • Los baños no tienen luz, grifería, ni picaportes.
  • Un caño de agua ubicado en el techo del edificio perdió agua y debió ser reparado, aunque quedaron las secuelas de dicha fuga. Las falencias edilicias continúan en una larga lista.
  • Finalmente existe una constante falta de mobiliario: sillas para bebes que comienzan a comer, carros para el traslado, sillas, camas, colchones, sábanas, elementos de cocina, herramientas de trabajo para recreación y otros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *