Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

30 de octubre: ATE Río Negro recuerda el Día de la Recuperación Democrática

 
El 30 de octubre de 1983 fue un día histórico para el país. Después de los largos años de oscuridad impartidos por la dictadura genocida iniciada el 24 de marzo de 1976 volvían a ser las urnas, con el voto popular, las que decidían el camino a seguir.

Desde entonces, paso a paso, la democracia se consolidó de la mano de un pueblo decidido a no dar ni un paso atrás en los derechos adquiridos, con una certeza clara: “Nunca Más”. Si bien la democracia plena sigue en construcción, el fin de los años más crueles vividos por el pueblo argentino no puede menos que señalarse como un hito en la historia, fruto de la lucha sin pausa de miles de personas que pusieron un punto final al Gobierno militar reinante.     

Desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro se recuerda este día como síntesis del camino elegido por el Sindicato como modo de expresión en cada uno de sus actos, ya que ha sido la política democrática la que ha caracterizado al Gremio en todo el territorio.

Hace 34 años, los dirigentes del Sindicato vivieron aquel 30 de octubre desde distintas experiencias. Las compartimos como un registro más de la huella que cada uno de ellos aporta desde entonces a la construcción de la democracia.
 


“Aunque tenía sólo 13 años me sentía cautivado por esa etapa de recuperación de la democracia, que no era otra cosa que volver a tener patria y libertad. Recuerdo como escuchaba los discursos de todos los candidatos y particularmente en aquel momento me emocionaba hasta las lágrimas el de Raúl Alfonsín. Si bien luego la historia sería la encargada de juzgar cada proceso,  fue eso lo que particularmente sentí yo en aquellos días que se convirtieron en una bisagra para la historia de nuestro país.”

Rodolfo Aguiar, Secretario General ATE y CTA Río Negro
 

“Vivía a 30 kilómetros de El Bolsón, en una escuela rural porque la madre de mis hijos era docente, y yo trabajaba en el hospital, era Agente Sanitario. Fuimos a votar en un auto recorriendo un camino de montañas y tenía una alegría babara. Voté a Alfonsín, tenía mucha alegría realmente y me acuerdo que charlaba con mi hijo que era chiquito y trataba de explicarle lo que uno pronosticaba que iba a ser para adelante, porque la historia era que, a pesar de todo, valía la pena seguir estando vivo y luchar por la gente, por los hijos, por los amigos. Uno aspiraba a vivir una sociedad más linda. Fue una fiesta esa noche, nos fuimos al Municipio a festejar, con una gran alegría. Cuando Rico quiso tumbar al Gobierno  acá nos juntamos y no nos preguntábamos de qué partido éramos, lo único que sabíamos era que teníamos que defender la democracia.”

Carlos Novillo, Consejo Directivo Provincial
 

“Me acuerdo perfectamente de ese día. Después de haber vivido toda esa década infame, esa situación nefasta que nos tocó vivir, ese día de la votación hubo mucha emoción, mucha alegría. Habíamos  hecho un trato con los vecinos: saliera quien saliera ganando íbamos a hacer la fiesta de la democracia. Y se hizo en mi casa, un asado para el barrio. Fue realmente una alegría, porque era volver a la democracia. Estaba embarazada de mi hijo Santiago que nació el 25 de diciembre, o sea que el 10 de diciembre, cuando asumió Alfonsín yo me vestí de fiesta, aunque nunca había sido radical. Mi cuarto hijo nació en democracia.  Fue muy fuerte, recuerdo esos discursos con mucha emoción, recitar el preámbulo, que nosotros lo habíamos aprendido en la escuela primaria, fue muy impactante. Estoy muy orgullosa de haber podido vivir ese momento, más allá de lo que haya pasado después. Fue la dictadura más cruel que tuvimos con muchos compañeros desaparecidos.” 

Liliana Lupoli, Consejo Directivo Provincial
 


“Yo tenía 21 años. Recuerdo que la gente estaba muy emocionada. Vengo de padre y madre peronistas a morir y estaban muy ilusionados con la democracia. Cuando empezaron los militares mi papá tuvo que esconder todos los cuadros de Evita y los libros, mi casa incluso fue allanada. Toda mi adolescencia la viví con los militares llenándonos la cabeza, diciendo que perseguían a los subversivos, nunca me voy a olvidar de un video que pasaban en la tele con imágenes de Tucumán, mostrando como los ‘combatían’ en la montaña, y mostraban los cuerpos de los que seguro eran nuestros compañeros. Era una cosa para mi muy tremenda, y crecí con un odio hacia ese Estado de muerte que nos estaba manejando. Cuando llegó la democracia los derechos iban a ser restablecidos por sobre todas las cosas. Yo leía muchísimo, mi papá me anotó en una biblioteca a los siete años, tenia formada una identidad y llegar a  esa época en que se iba a votar y que íbamos a tener democracia… en mi cabeza volaban miles de fantasías que tenían que ver con la libertad. Fue emocionante poder practicar el voto y esperar la decisión del pueblo.”

Esterea González, Secretaria General Seccional Allen

 


“En el año 1983 contaba con 20 años y voté al primer presidente en democracia, Raúl Alfonsín. Recuerdo escuchar a mi padre decir que Alfonsín era quien debía ganar en estas elecciones que liberarían al pueblo argentino. Asqueados los argentinos de tanta dictadura elegimos vivir en democracia”.

Dora Fernández, Secretaria General Seccional Norte

 


“Tenía 18 años y estaba viviendo en Buenos Aires hacía muy poco, porque soy de San Antonio. El clima que se vivía a era de expectativa. Lo que se consiguió fue producto de una lucha que puso punto final a una dictadura sangrienta. Hubo muchos hechos difíciles y dolorosos y la lucha de ese pueblo logró que se recuperara la democracia. No es una democracia plena como uno aspira, pero comparado con el proceso en que se estaba fue un avance importante que todavía hoy se sostiene. Yo terminaba el colegio secundario  y se abrían los ingresos a la Facultad, se recuperaron los centros de estudiantes. Junto con la democracia vino otra etapa. Hasta ese momento estaba instalado el miedo y el no te metás”.

Egar Actis, Secretario General Seccional Bariloche

 


“Tenía tan solo 18 años, no vote pero recuerdo que había una fiesta nacional por que había ganado el radical Ricardo Alfonsín. En Ingeniero Huergo el Intendente era peronista, Santiago Rivero. Recuerdo que yo era militante de la Juventud Peronista, en contra de la voluntad de mis padres, seguí los pasos de mí abuela Prudencia, quien de muy niña me enseñó el trabajo abnegado de Evita y Perón, el General como decía la abuelita. Festejé el triunfo local y obviamente el regreso de la Democracia, la mejor herramienta para defender los intereses del pueblo y del país. Hoy tenemos el desafío de reconstruir el Estado, para la conformación de una sociedad mejor para los que estamos y para los que vendrán”.

Rosa Ñanco, Secretaria General Seccional Villa Regina

 


“Era muy chico, tenía ocho años, pero recuerdo el día de elección porque mi papá llegó a la madrugada, con una boina blanca. La gente estaba contenta y ocurrió algo que hasta entonces solo veía cuando había un partido de fútbol: salieron todos a dar vueltas y tocar bocina. Era un acontecimiento que sólo pasaba cuando alguien se casaba o había un evento deportivo. Se veían las banderas y las boinas blancas con pompones rojos. Me quedó grabado de verlo en la tele y también recuerdo el ataúd que quemó días antes Herminio Iglesias. Todos decían que, eso en vez de sumarle, le iba a restar y después era el comentario”.

Javier Milani, Secretario General Seccional Andina Sur
 


“Tenía tan solo 4 meses de vida ese 30 de octubre de 1983, sin embargo no puedo dejar de recordar las infinitas veces que mi vieja contaba con tremenda alegría que yo había nacido en democracia”. 
Federico Gabarra, Secretario General Seccional Alto Valle Este
 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *