Search
viernes 22 junio 2018
  • :
  • :

Maquinchao │ ATE logró restablecer a trabajadora municipal víctima de violencia de género

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) consiguió poner límite a una situación gravemente discriminatoria contra la trabajadora Ileana Martínez de la Municipalidad de Maquinchao.
 
Es que tiempo atrás la comuna intempestivamente había removido a la trabajadora de su puesto en la Secretaría de Hacienda y la había enviado a desarrollar funciones en la Biblioteca Municipal. Al mismo tiempo se redujo el monto que percibía como parte de sus haberes mensuales. Cabe remarcar que todo surgió a partir de acciones totalmente repudiables de Javier Pérez, quien fuera Intendente Municipal y pareja de la trabajadora.
 
Tras la intervención del Sindicato, la comuna enmendó el error y restableció todos los derechos adquiridos por la trabajadora. Desde la Asesoría Legal del Sindicato, a cargo de la abogada Ailén Roca, se realizó una Demanda Contencioso Administrativa contra la Municipalidad, mediante la cual se solicitó que cese en su accionar discriminatorio.
 
“Debemos destacar la posición de la nueva Intendenta de Maquinchao quien, no solo asumió la responsabilidad institucional ante un grave caso de violencia de género en el ámbito laboral, aun cuando fueron cometidos por el ex Intendente, sino que también se comprometió a trabajar junto al Sindicato para la erradicación total de cualquier tipo de violencia y persecución sea de la índole que fuera”, manifestó Federico Gabarra, Secretario General de ATE Alto Valle Este y completó: “En una charla informal con la Jefa Comunal también pudimos avanzar en otros puntos, como el reordenamiento de la planta laboral del Municipio, a lo cual le adelantamos que solicitaremos formal audiencia en los próximos días”. 

La propia Municipalidad reconoció haber violentado a la empleada, removiéndola de su puesto de trabajo y bajando su remuneración

Para entender la situación se debe mencionar que, hace un tiempo, Martínez denunció por violencia de género al entonces Intendente Municipal, Marcos Javier Pérez. Luego que ella diera por terminada la relación de pareja que mantenían, el funcionario la agredió tanto física como psicológicamente, dentro y fuera del lugar de trabajo. Por entonces, la Justicia impuso una orden de restricción en el marco de la Ley 3040,  
 
Desde ATE se solicitó que el accionar ilegítimo de la Municipalidad sea dejado sin efecto por resultar nulo en los términos de la Ley de Actos Discriminatorios N° 23.592, configurándose la discriminación por “sexo”, atento a la condición de mujer de la trabajadora, además de importar una vulneración a la protección constitucional del salario y de la garantía de estabilidad en el puesto de trabajo propia del empleo público.  
 
Asimismo se solicitó, en la demanda, que dicho accionar sea declarado también como un acto de violencia laboral, psicológica, económica y patrimonial, en los términos de la Ley de Protección Integral a las Mujeres N° 26.485, y en consonancia con lo dispuesto en la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.  
 
En audiencia, la Municipalidad admitió que se había incurrido en violencia de géneroefectivamente, y que se habían violado las normas mencionadas, con lo cual procederá a la restitución de las sumas salariales, y asumirá el compromiso de salvaguardar la integridad personal de Martínez. 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *